Metamorfosis

Desde Kiev hasta Barcelona

la de siempre

mis párpados helados
sienten las gotas caer
atravesarme las mejillas
al ver las hojas desaparecer
y oír el rugido
de un viento que atrapa
y todo se lleva
sin dejar rastro
ni huella
más que el frío
y húmeda oscuridad

ya no será bienvenido
ya no habrá luz
y como hielo en mi piel
me sumerjo en ella
muerto mi cuerpo
mi mente abraza el calor
de aquella pequeña luz
que nace joven
por encima de todo
ella siempre está

Anuncios

“El amanecer existe para hacerte ver que que siempre habrá luz tras el paso de la oscuridad.”

30 de Julio, 2015

Ella

Nadie la quiere,nadie la desea,
nadie desea bailar con ella.
Pero ella es como el agua,
ella penetra.
Y destruye.

Ella nos mantiene vivos,
nos abraza sin avisar,
nos sumerge bajo la superficie
y no nos deja respirar.
Como un manto
su recuerdo nos mantiene vivos,
nos despierta…

Solo quienes la conocen,
quienes han bailado con ella,
bajo el manto de la oscuridad,
entienden la suerte que tenemos
de seguir a flote.

Tan lejana
y tan cercana,
como ella,
nunca desaparecerá.
Y es que,
tarde o temprano,
acabaremos bailando con ella
al son de una silenciosa sinfonía
que nos hará olvidar..

De una vez por todas.

Muscial monday (VIII)

La felicidad de saber que, aun estando solo, te he tenido entre mis brazos.

Todo es agua

Vas sintiendo como la masa te absorbe. Dejas de sentir el calor del sol con cada instante que transcurre, a la vez que tus pulmones se van vaciando. Pasan segundos. Aunque tu percepción de ellos sea completamente distinta, estos, parecen eternos. Temes. El miedo penetra en ti. Pero algo que escapa a cualquier racionalidad te hace reaccionar. Tu instinto de supervivencia vence al miedo y escapa por ti. Quieres volver a sentir ese insoportable calor. Deseas volver a tener algo recorriendo tus pulmones. Quieres escapar de aquel inmenso monstruo que te va devorando por segundos. Revives. Puedes sentirte verdaderamente afortunado.

Te preguntas como en un par de segundos todo haya cambiado por completo. Tu vida desaparece para dejar, solamente, tu existencia. Una existencia que se agarra al piso de la cubierta tu ser. Una existencia que no se da por vencida. Pero, me pregunto, ¿no es increíble que todo pueda cambiar tan drásticamente en cuestión de segundos? Por supuesto que lo es.  Pero lo que es aún más increíble –si es que la palabra increíble es capaz de describir tal dualidad- es que, cuando intentas volver a flote, dejas abierta tu entrada. La entrada a tu ser. A la verdad que se esconde tras tus palabras, tus gestos, tus miradas, tu vida entera. ¿Será por el miedo a desaparecer? Puede. Aunque, personalmente, creo que es por el simple hecho de experimentar el miedo. Miedo a desaparecer. Sentir el terror de tener que dejarlo todo, sin siquiera haber dicho adiós.

Y es que la mayoría de nosotros solo llegaremos a abrirnos por completo frente a la llegada del final. Será por unos instantes. Puede que hasta no lo percibamos. Pero aquellos que sean testigos de nuestro miedo nunca olvidaran quienes somos. De una simple mirada. Una mirada empapada en miedo. Porque al igual que uno nunca podrá olvidar nunca los ojos de la muerte, tampoco podrá borrar los de un renacimiento.

Vosotras

Hoy es un día para recordar lo mucho que significáis en nuestras vidas. Porque, al fin y al cabo, un mundo sin vosotras no tendría sentido. No seriamos más que mitades incompletas. Perdidas y olvidadas. A la deriva en un mundo frío. Lejanos del calor que nos dio la vida.

Feliz 8 de marzo a todas las mujeres que forman parte de nuestras vidas. Siempre en nuestro corazón.

Musical monday (VII)

Plato

La serenidad de un mar casi llano. El canto de las gaviotas inalcanzables. Un silencio controlado. Oír el susurro de tus oídos cuando sufren el vacío. Sentir como van penetrando poco a poco los incansables lamentos de las olas. El rugir de las superficiales nubes blancas, que rebotan sin cesar.

El viento empapa mi cara con una fresca brisa. El sol va quemando mi piel. Pero yo no lo noto, solamente siento un agradable calor en mis mejillas. Mi fiel amigo. Me pregunto qué sería de nosotros sin el sol. Parece ingenuo. Pero piénsenlo. ¿Qué haríamos si no existieran más que sombras?

Musical monday (VI)

En blanco y negro

Alguna vez he pensado en la posibilidad de una vida llena de felicidad. Una vida que escapa a todo aquello que se da como malo y malvado. Una existencia impecable. Podría decirse que hasta perfecta. Supongo que no debo ser el único en haber pensado tal desfachatez. Es muy fácil pensarlo cuando algo te va mal o, simplemente, estas pasando una etapa indeseada. Puede que, moralmente hablando, hacerse tal pregunta enserio sea hasta impertinente. Pero, ¿que escogerías si pudieras elegir entre una vida íntegramente feliz y una vida ahogada por la bipolaridad que nos despierta con cada amanecer? A simple vista parece estúpido, ¿verdad? Puede que esta pregunta sea más pertinente de lo que uno pueda creer. Una vida sumida en la felicidad, haría que la propia felicidad dejara de tener sentido. La haría desaparecer. Pero, en cambio, en nuestras vidas, el hecho de que exista la maldad nos lleva a valorar el peso de la bondad. Dado que sin maldad no habría bondad. Al igual que no existiría la vida sin la muerte. Aun así sigue existiendo personas que menosprecian la bondad, y lo que es aun peor: la vida.

A %d blogueros les gusta esto: